lunes, 7 de septiembre de 2009

Huevos rotos...Guaaaaaaaaaaaaa!!!.



Estaba rompiendo huevos a diestra y siniestra, hipnotizada prácticamente por los huevos…. Mi cabeza se transportó: “¿Cuántos huevos habré roto en todos estos años?”.
Me he sentado aquí para tratar de encontrarle una respuesta a este eje central en mi carrera como pastelera.
Yo comencé en la gastronomía, allá, por el año 2000… Los tres primeros años de éste caótico y desgastante camino, los viví junto a los cocineritos, pppsiii, pppsiiii….yo fui cocinera alguna vez!. Un día, luego de haber batallado tres años en una casa de comidas para llevar, (allí aprendí todos los artilugios para dar pelea), me di cuenta que necesitaba seguir avanzando. Caí en un salón de eventos de nivel; apertura… Zona de dinero. El equipo se estaba formando… casi todos hombres…nadie quería estar en la pastelería, (trabajo más riguroso); yo levante mi mano. Quedé en el sector dulce nomás… ¡y vaya si quedé que quede absolutamente sola en el sector!…El sector era yo!; (los chicos me daban una mano). Dos, tres eventos semanales de entre 200 y 500 Pax, (Pax=personas); una verdadera locura para mi. Sin embargo “Petit”, que aún no estaba tan loca, le puso pecho a la situación y así comenzó su caminar por el arduo camino de la pastelería. Salí completamente victoriosa; allí coseche experiencia, triunfos, amigos y locura. Luego de aquel lugar sucedió un club importante, (allí abastecíamos un catering para eventos, el restaurante del club y buffet). ¡Otra locura!. En mi sector éramos tres pasteleritas… seguí sumando. De allí a un restaurante; mi primer restaurante; segunda apertura. De allí, partí hacia el sur… Me sentía completamente sofocada y un cambio de aire me hizo crecer otro poco más. Hotel 4 estrellas en un lugar inhóspito y único. La temporada terminó, como terminan la mayoría de las cosas, y volví a mis pagos. Tomé las riendas de un nuevo restaurante que abriría. Al mismo tiempo, un proyecto gastronómico conjunto con otra persona que no resultó. Luego dos lugares en breve tiempo y luego mi actual trabajo. Apertura; (cuarta en mi haber); capacidad para 200 y monedas de comensales. Lugar de diseño…Por día, promedio, llegamos a hacer unos 300 cubiertos. En mi sector está mi contra turno y mua. No voy a hablar de cargos, que los he tenido y tengo, ya que no los considero de aporte en este relato.
Vayamos a lo que nos compete: 1 cajón de huevos=12 maple.
1 maple=30 huevos.
He recopilado, por cada lugar en el que estuve, el volumen de trabajo y los volúmenes de huevos aproximados que manejábamos…. Mi cálculo estimativo es que en estos, (solo contaré mis años de pastelera), 6 años y pico he roto unos: 180. 000 huevos.
Nada mal, eh! y, quienes me conocen, saben que los seguiré rompiendo!. ¡Aaaaaaaa romper se ha dicho, guaaaaaaaaaaaaaa!!!.

3 comentarios:

cocinerosxelmundo dijo...

para de romperme los huevos petit hoy estuviste pa tras jajja fuimos dos espero que hayas dormido algo besos see you tomorrow

Petit. dijo...

Viajaràs por todo el mundo cocinerita pero naides te los va a romper como yo!, jajjaja... Es este blog que no me deja dormir!, ajaja...me ha atrapado!...see you tomorrow grotza!!!.

clod dijo...

petit..yo abandone la gastronomia pero me basta con seguir rompiendo 2 huevos fundamentales en mi vida..y son masculinos!!!AUNQUE A VECES ME ZARPO Y SE LOS ROMPO A TODOS LOS MASCULINOS Q TENGO CERCA!!!!!!!!...ASI Q MASO ANDAREMOS POR UNA CANTIDAD SIMILAR!!!