sábado, 31 de octubre de 2009

¿Qué voy a ser cuando sea grande?.


¿Qué determina nuestra profesión?; me lo vengo preguntando hace como un año...

Cuando uno lleva unos cuantos años de X profesión, todo lo bello que imaginábamos y por lo cual elegimos ésa profesión, se esfuma. Nuestra profesión pasa a ser un maldito y tedioso trabajo más con vestigios de lo que soñábamos. Sería algo asó como: "bienvenidos a la realidad". No digo que todo sea horrible, jejje...claro que hay algún que otro momento de expresión, creación....buenos compañeros y compañeros que pasan a la lista de amigos.

De chiquita no recuerdo haber dicho que quería ser de grande.
Mi sobrina postiza, (hija de mi mejor amiga), en cambio, con solo 4 años y medio ya dice que "va a ser pastelera como la tía Paula", pobre criatura!, jajja.....Mi amiga me quiere matar!, jejjejej.
Si recuerdo que me encantaba jugar con masas y tenía una cocina en miniatura y una heladera heredadas, creo, de una abuela de la tía Betty, que me fascinaban.

Cuando mamá se ponía en la cocina, que era siempre, yo iba detrás, pidiendo por un pedazo de mesada, harina, palote y masa!. Me cuenta mamá que lo salado no me gustaba mucho...que me daba un poco de asco, sin embargo, la ayudaba con el repulgue de las empanadas, con las albóndigas, el budín de pan y el puré.

A mis cinco años tuve una experiencia que, ahora que lo pienso, puede ser un tanto "reveladora". Pasábamos nuestros fines de semana en la quinta de la tía "Celina". En aquella oportunidad nos visitaba desde Israel la tía "Quela"; todo un acontecimiento en la familia, desbordaba la emoción y la exaltación. Me acuerdo que era verano. La tía Quela propuso a los más pequeños hacer "Pan dulce". Todos los chicos de la familia aceptamos super excitados!. Mis primos fueron en búsqueda de la olla en donde haríamos la preparación... mi recuerdo me dice que era "gigante"...la olla era más grande que yo...enooormeeeee, gigannnnnnte, enooorme; (debo aclarar que hace unos años la volví a ver y me llegaba a las rodillas, jejeje). En fin, cuando mis primos traen la olla, resultó que adentro había una cucaracha....Gran alboroto de por medio, finalmente todos participamos en el amasado del comunitario pan dulce y luego no recuerdo que paso....los grandes le habrán hecho honores, supongo.

En casa hacía los flanes y gelatinas de paquete...ayudaba con el armado del Knishbroit... miraba a mi papá hacer el Strudel, a mi abuela la ayudaba con el armado de los ravioles y a mi otra abuela la observaba, hipnotizada, preparar todo para el pollo a la parrilla de "los domingos" A las tortas les ponía granas de colores y también armaba la chocotorta y los postres que llevan vainillas.

En tercer grado tuve taller de cocina que dirigía mi mamá, (que es maestra). Nunca olvidaré mis trufas de vainillas, dulce y coco; (aun hoy me acuerdo volviendo en el auto naranja y llevando las preciadas trufas en un tupper ente mis manos); el arrollado de dulce de leche...

De grande me di cuenta que lo que me apasiona es la pastelería y la escritura. Si uno las dos cosas sería algo así como poner lo dulce en palabras...?. Nunca me había percatado, pero ahora que lo pienso, tiene mucho que ver conmigo desde chiquita y solo recién ahora lo puedo ver.
Aquí les dejo una foto mía de chiquita con mamá y otra de mi sobrina jugando a que cocina. Y ustedes, de chiquitos... ¿ya sabían que querían ser cuando fueran grandes????.

13 comentarios:

felipe dijo...

Que linda Petit de petit!Tal vez tu futura profesión sea escribir....sobre cocina?Doña Petronila??? Te veo mas para novela!De chica no sabías que ser....hay que hacer test de orientación!!!Yo quería ser Presidente...nada de andarse con chiquitas ...y mirá lo que quedó!Pero siempre proyecto algo ambicioso----es decir que pueda ayudarme a ser feliz....te invito!!!!

Petit. dijo...

Presidente???, jejejeje....Te nombró "presidente de las ollas alzadas" entonces!; mejor que no fuiste presidente, me sacaste unos cuantos traumas de encima!. jajaj...ya me parecía que yo andaba medio perdida!. Creo que tu proyecto es el que la mayoría debiera tener!; te acompaño en ésta!, besos, P.

mabel dijo...

Petit:yo conozco algo de su infancia-adolescencia y tiene razón...manifestaciones claras de vocación ,no había....pero le gustaba mucho lo dulce....Así es como se lo procuraba!También hiciste tu breve camino en Comunicación...parece que no estabas lejos...
Yo quería ser bioquímica...pero por suerte me di cuenta rápido que me gustaba ENSEÑAR:::::Ojo ,no Mostrar! Así fue como llegué a la docencia que se convirtió hasta hoy día en una pasión....
Petit:siga adelante...y sobre todo haciendo pan dulces....ja ja ja ,pero sin cucarachas!!!!

Petit. dijo...

Bioquímica?????, jajajjaj...que paradója la de Martín!, jejje...tenía que meterme en el mundo blogger para enterarme tu vocación de chiquita, jaja.Que suerte que descubriste tu vocación rápido!, cariños P.

sonia dijo...

Que presente y que "futuro" por dio!!! hay q evitar esto, jjajaja
besos

Petit. dijo...

jajajja...trata de ,disimuladamente, llevar a tu hija por la vereda de enfrente, jeje. Ojalá que lo mantenga como un juego y sino, yo la escucharé, la consolaré y le daré ánimo, jeje. Besos!, P.

enana dijo...

petittt te extrañooo es raro que no estes en la cocina conmigo pero bue ya nos encontraremos en otro momento... aca todo tranqui caotico por la cantidad de gente y el poco perso que hay pero que se le va a hacer hay que adaptarse y seguir y mientras en mis horarios libre y libres me encargo de descansar y disfrutar de lo lindo de la vida es decir piscina caminatas amigos cervesa fernet y demas jajjajja te quiero petit y te extraño beso

Petit. dijo...

Hola enana!!!; no sabes como te extraño!; te fuiste justo a tiempo!. No sabes como me aburro por las mañanas!; no tengo con quien charlar...ya no se a quien joder, jejeje. Que bueno lo de allá, ya te imagino en la pile con cerveza, jaja. Y si hay mucho trabajo por lo menos vale la pena, no???. Juli, Aye, Chiru y Guidus preguntan por vos. Calculo que para mitad de mes poco más la cocina eclosiona!. No se toma más personal; se cortaron las extras y todos los días falta alguien. se cortaron todos los viveres enana, a tooodooosss, si a todos; la cosa está super tensa. Parece que viene un nuevo encargado amigo del que se va, jooooooo.Bueno, te extraño y las mañanas ya no son lo mismo sin ti. Espero verte pronto y mandame material desde allá para poner en el blog!!!; promocionalo enana!!!!, jejeje...Éxitos rotundos, te quiero, P.

Anónimo dijo...

Soy la dueña de aquellas heladera y cocina de juguete con la que mi madre nunca tuvo éxito en enseñarme a cocinar..... :-)
Pero con Paula resultó UN GOLAZO!!!!
Lo digo porque he probado algunas de sus magníficas tortas y doy fe que nunca, pero nunca, comí una cheese cake como la de ella... o el famoso tiramisú, con gloria compartida con su madre, eh.....
Y hablando de la mamá, me parece Paula que nunca podrás superar su budín inglés con mucha fruta seca: un sueño!!!!!
Un abrazo, me encanta tu blog, Betty

Petit. dijo...

Eran de tu mamá la heladera y cocina!!!; eran un espectaculo!, impecables. No resultó con vos pero con alguien resultó, jaja y de rebote has ligado unas cuantas cosas para degustar!.MMMm, voy a tener que perfeccionar el budín o dejar éso para mamá, jejeje.Qué bueno que escribiste y mejor aún que te guste el blog!, cariños, P.

Carlitos dijo...

Poniéndome un poquito -pero sólo un poquito- serio por un momento, a mi entender lo importante no es saber qué es lo que se quiere ser cuando se es chico. A menos que se siga una tradición de generaciones y la cosa salga por un tubo (ej: seguir el oficio de los padres), este mundo en el que vivimos nos deja probar y "reinventarnos" muchas veces.

Cuando mi hermano y yo éramos chicos, nuestro abuelo Pibe nos preguntó sobre qué queríamos ser cuando fuéramos grandes. Pablo dijo que querría "tener una multinacional" (rapidito pa los mandados, tu primo, eh!). Yo, en cambio, dije que no me importaría "vivir en un caño", siempre y cuando fuera feliz. Y mirá vos qué cosa, es algo que vengo cumpliendo... si bien es fácil de cumplir, ya que la medida de la felicidad la mide uno solito, ¿no?

Anyways, hay una diferencia entre lo que se hace, y lo que se es... o por lo menos así, lo veo yo!

Un beso prima!

Petit. dijo...

Todo ha cambiado mucho Cato; creo que ahora hay más libertades y también más replanteos personales de nuestras propias elecciones. Jajaj, lo de Pablo me acuerdo!, es verdad que queria tener una multinacional...el tontito le decían, jeje.Vos dijiste éso de chiquito???, jejej...no lo sabía...sos un sensiblero como yo!.Estoy de acuerdo con vos pero también muchas veces lo que hacemos habla mucho de nosotros mismos. Uhhhh...podríamos folosofar largo y tendido acerca de ésto. Besos y gracias por participar!, P.

Carlitos dijo...

Pablo dice que uno no es lo que dice ser, sino lo que hace. No estoy de acuerdo del todo con él, pero no por eso le quito mérito al insight, tampoco...

Creo que cuando era chiquito dije eso quizás influenciado por leer a Huckleberry Finn. Vivía en un caño el pibe, y era un crack. Pero rescato que hoy en día (¿25 años más tarde?) sigo coincidiendo con el personaje de Mark Twain...