lunes, 5 de octubre de 2009

Hoy en "Gastronómicos del palo":EL TONY.


Tengo ganas de contarles acerca de los especímenes que habitan en las cocinas, (en esta oportunidad, en referencia a los humanos). Estos individuos/as, que iré describiendo, son las personas que les dan de comer a ustedes; no se asusten!, no mordemos ni ponemos cosas extrañas en las comidas.... Aquí va el primer elegido.
Tiempo: Presente.
Plaza: Pizzería.
Puesto: Maestro Pizzero, (él se autotituló; en realidad el manejo de la plaza es compartido).
Latiguillo del Tony: “Aaarriba!”, (lo dice mientras pone la pizza terminada en el pass de platos; es una manera de decirle a los mozos:”llévense esto”).
Edad: 32 jóvenes años.
Apodo, (además del Tony),: Se autodenomina el “Diez”, (por Maradona, obviamente).
Se autodefine como:”Un renegado”.
Estado civil: Separado con hijos y, actualmente, de novio en convivencia.

Ya he hablado del Tony con anterioridad y no halagándolo precisamente. Viendo el alto grado de esfuerzo que él ha hecho para integrarse al team de la mañana, trataré, en estas lineas, de revertir dicha impresión.
¿Se acuerdan de la propaganda de desodorante para hombres en la cual había un pizzero musculoso y bello que revoleaba la masa y luego se la pasaba por brazos, codos y axilas??...bueno, el Tony no tiene esos atributos, pero la parte en la cual decían con tonada bruta italiana: “Seco, seco…”, son la representación del Tony.
Tony es alto, delgado con incipiente panza. Viene al trabajo en moto. Sus botas amarillas de lluvia y pilotín del mismo color, lo caracterizan. El Tony anda en su moto a las chapas y el mismo nos cuenta, desvergonzado, que va por las calles gritándoles a las chicas piropos un tanto obscenos; misma actitud que mantiene en el trabajo con clientas y compañeras.
El Tony no es de escuela gastronómica, el Tony es de oficio. Empezó a sus 16 años en una cafetería/restaurante de nivel que por aquellas épocas inauguraba, (aun hoy existe pero ha cambiado de nombre). Ahí el era el "che pibe" o, gastronómicamente hablando, el “mulo” de todos. Cuenta el Tony de aquella época: “Hacia tartitas soufflé, empanadas, cortaba verduritas, lavaba lechuga, ayudaba al maestro pastero…Todo, todo….donde hacia falta ahí estaba el Tony…era un pibe yo ahí….yyyy así, fui aprendiendo”.
El Tony, un personaje… siempre con alguna historia o algún chiste bajo el brazo. Hoy, después de 7 meses de conocernos, me hizo una pizza de personal con queso descremado como a mi me gusta…Nos estamos entendiendo con el Tony. El Tony: un cuarto corazón +un cuarto degenerado+ un cuarto de masa y tomate+ un cuarto de muzzzza; ése es el Tony: un auténtico gastronómico del palo!.

4 comentarios:

felipe dijo...

Bueno parece que el muchacho trabaja con alegría y le gusta lo que hace!Espero que la pizza que comí, no la haya pasado por alguna parte de su humanidad...en fin el fuego mata todo!!!PORCAMISERIA...SIN ALGUNA TANADA NON É PIZZA!!!
Muy buena la música del blog.

Petit. dijo...

JUAAAA....Asi es, el fuego mata todo...o casi todo...jajja.Gracias por participar, besos!, P.

mabel dijo...

La cocina da para todo!!!!quisiera probar la pizza diet que le hicieron a Ud. Petit pero sin el toque final(rocío de antitranspirante)JA JA JA!
A la pizza común yo ya la probé.Riquísima!Lo que no sé es si ese día salió de las manos de :ARRIBA;TONY....Saludos para ël!

javier dijo...

eh pau aguante el tony,altas pizza nos comiamos,mas piola eran cuando venian camufladas soy javi el expulsado de DOLIDO