martes, 12 de enero de 2010

Los "pollos" de las cocinas.

Esos seres sin una edad en particular.
Tienen hambre de aprender, alegría e inocencia gastronómica.
Son obedientes y compañeros.
Fieles a sus maestros.
Están ahí día a día dándonos ánimo y sentido…hasta que crecen y un día, con la necesidad de seguir aprendiendo, parten.
Son los "pollos" de las cocinas, esas personas que un día aparecen en nuestro ámbito de trabajo…No sabemos ni sus nombres, ni cuanto de sí podrán dar. En principio no son nadie en particular….Un pollo se va perfilando con el pasar de los días. Creo que es una elección mutua la del maestro y el pollo. Los pollos, generalmente, son callados al principio, (tienen algo de timidez, estudian el terreno, observan). De a poco se van integrando, van conociendo los utensilios, el orden de las heladeras, el movimiento de la mercadería, los tiempos de un despacho, la interacción con los camareros, la locura de los jefes, cuando preguntar y cuando no…Hasta que un día eligen, (otras veces es por casualidad), a alguien de la cocina y comienzan a acercarse. Preguntan, observan, preguntan…y así comienza a formarse un vínculo único. Para un “maestro” tener un pollo es aire nuevo. Son esas personas que sabemos nos van a estar esperando para que le ofrezcamos nuestra guía, nuestro conocimiento y toda nuestra experiencia en el rubro. Los pollos vienen con sed de aprendizaje y actitud positiva de trabajo. Un maestro debe enseñarle a su pollo mucho más que técnica y conocimiento…debe enseñarle secretos, vivencias y debe darle buenos consejos. Los maestros deben estar ahí, conteniendo y ayudando a su pollo…Un maestro debe conocer a su pollo lo necesario, sin llegar a inmiscuirse demasiado en su vida, como para saber cuando esta bien y cuando esta mal…cuando presionarlo y cuando no. Hay que saberlos llevar...tratarlos bien; mimarlos cuando lo necesitan y darles con la espátula en el tujes cuando sabemos lo pueden soportar. Con el tiempo el entendimiento es mutuo y la fidelidad es absoluta. Un maestro y su pollo…el pollo y su maestro… Con una mirada se entienden; es un gran equipo de a dos. En los momentos más duros uno le da fuerzas al otro para seguir y, en el día a día, una cuota de humor no puede faltar. Se forma algo así como una rueda gigante de hamster en la cual el pollo y el maestro están dentro…a veces uno está a la cabeza, otras está el otro…pero siempre los dos haciendo fuerza hacia delante. Hay momentos en que los pollos deben partir. Generalmente los pollos avisan con tiempo la posibilidad de irse…de todas formas el maestro va percibiendo e intuyendo ése momento. Los pollos crecen y necesitan de nuevos desafíos y nuevos maestros. Un pollo no tiene límites... es lógico que parta. Para un maestro es duro, es triste, es un graaaan vacío que solo con el pasar de los días va disminuyendo. La tristeza y nostalgia luego se van transformando en preciados recuerdos. Para los pollos también es triste la separación...los invade la duda, el miedo y la incertidumbre... Un maestro siempre debe, por mucho que le pese, detener la rueda de hamster y dejar que su pollo salga para ir a correr a otra rueda. Cuando un pollo y un maestro ya no están juntos, se vuelven a busca… Siempre un maestro quiere saber de los pasos de su pollo y un pollo siempre quiere contar a su maestro sus nuevos logros. Es un punto de referencia que ambos buscan y necesitan, es una necesidad de saber del otro y es un decir, sin decirlo, ¡gracias!.
Gracias a todos los pollos de las cocinas… los que ya pasaron y los que vendrán…gracias por sus ganas de aprender, por su alegría y fidelidad, por su agradecimiento y entrañable compañía.

7 comentarios:

felipe dijo...

Petit MAESTRA!!!Que hermosa nota.Lo que Ud. describe es el placer que da sentirse retribuído al enseñar!!!La complicidad entre maestro y alumno y el lazo afectivo que perdura por siempre!Ud. desciende de educadora, tal vez como al esloveno adoptivo, le de por ese lado!!!Suerte, trae muchas satisfacciones!!!Se lo dice alguien que lleva casi cuarenta y cinco años tomando y recibiendo conocimientos de sus muchos pollos!!!Por distitntos motivos , todos son inolvidables!!!

Petit. dijo...

Los pollos son lo más...es gente grande que aún lleva ése entusiasmo por aprender cosas nuevas...entusiasmo!.Me hace acordar cuando yo era una pollita en judo..jejeje....Y sí usted habrá tenido unos cuantos pollos en el camino!!!. Veremos que nos depara este año!, besos ,P.

mabel dijo...

Petit:Yo soy Gallina...Ud?
Quién nació antes ...el huevo o la gallina?
Siempre se aprende y...se enseña!!!
Yo alguna vez fui pollo,pero hace muchos,muchosssss años que soy gallina!!!!Es algo que se lleva en la escencia de cada uno!Y notar cuando los pollos van cambiando de actitud...una fiesta para el alma!!!!
Hay que ser una gallina muy especial para poder tener bajo el ala a los pollos!!!!
Todo esto va unido a que la gallina quiera y pueda trasladar lo que aprendió!!!Es querer dar sin interés ni esperar recompesa ninguna!!!!
VIVAN LAS GALLINAS Y LOS POLLOS!!!!!!Besos M

Petit. dijo...

Yo a veces soy gallina otras pollo....y creo que aún siendo gallina los pollos nos enseñan mucho!. Es un lazo, como bien vos decis, sin ningún interés de por medio...algo así como padres e hijos!. Los más!!!!, vivan las gallinas y los pollos,besos, P.

giuliana dijo...

Hola JEFA! Sííí soy yo Maru tu pollina nueva. La verdad no soy muy buena para expresarme pero te escribo por que tu nota sobre los pollos me encanto.

Lo que tengo para decirte es GRACIAS"; Sí GRACIAS por bancarme, enseñarme y por sobre todo por soportar las cagadas que me mando cada dia. Pero dicen que así uno va aprediendo. Agradesco por averte conocido, aprendo mucho al lado tuyo.Y por ser mi primer laburo en una cocina estoy mas que contenta.
Estas experiencias laborales me sirven para creceer profesionalmente y ojala que con el tiempo llegue hacer como vos; es decir compartir experincias y amistad con otas pollinas gracias Pauliiiii! tu pollina Maru.

Petit. dijo...

Jejejejeje...Pollita!!!!!, menos mal que no sabías expresarte!!!!, jeje.
Hay mucho camino aún por recorrer y espero sigamos juntas andando hasta donde de!, jeje. Es un placer encontrar gente como vos que está arrancando que tiene ganas de aprender y es responsable!. La parte de querer ser como yo...kjjjmm kjmmm...ya sabes que parte mia debes adoptar...(no descarriles por favor, jejeje).Espero seguirte teniendo y vos a mi y seguir aprendiendo juntas!, besotes y gracias por escribir!!!!, P.

Laura Arena dijo...

Que lindo que escribis amiguita ! Todos hemos sido pollos o gallinas en los distintos trabajos donde nos tocó desempeñarnos.
Recuerdo con mucho cariño mi época de polla.
Un gusto haber encontrado el blog. Saludos.