lunes, 21 de diciembre de 2009

Popurrí.

Para despejarme un poco de los días actuales del trabajo voy a recurrir a mi memoria y les voy a contar un par de anécdotas gastronómicas.


Una vuelta estaba trabajando en un restaurante y los dueños se manejaban con la modalidad “pasantes”. Ya habían pasado unos cuantos cuando cae un pasante "made in México". El tipo venía de familia de plata y los padres le habían dicho que si terminaba una carrera le bancaban un viaje alrededor del mundo. El susodicho, en su afán de terminar lo que fuera, había estudiado en México algo así como "Administración de restaurantes". Asunto que la carrera le exigía cierta cantidad de horas realizadas en pasantías dentro del ámbito gastronómico. Su facultad tenía un convenio con una de Argentina y él optó por venir a nuestro país a realizar la pasantía, (va-a-a-a....quería conocer nuestro país) . Así fue como "México" vino a parar a nuestro restaurante....El tema es que solo tenía 15 días para estar en la Argentina y chiquicientas horas para cubrir como pasante.... no había manera de que pudiera llegar con las horas requeridas; de todas formas el mexicano vivía literalmente en el restaurante. Estaba muy limado el mexicanote…En su estadía pasó por todos los sectores. Cuando se iba del rest., (muy entrada la noche), como su hospedaje quedaba a una hora y media en colectivo y al rato debía volver, a veces se iba a la plaza del barrio, otras se iba a un boliche…A la semana, obviamente empezó a llegar tarde y durante su jornada hacía lo que podía. Compañeros mios lo vieron durmiendo 8/9 de la mañana en un banco de la plaza. Muchas veces lo encontramos dormido en una escalera interna que daba a la cocina, en el descanso, todo hecho un bollo el pobre....pleno despacho y el mexicanote ni enterado, en otro mundo. Estaba muy loco el mexicano y muy fumado también….Un día estaba en su función de “comis”, (algo así como un ayudante de mozo), y entra agitadísimo pidiendo algo. Nadie le entendía lo que decía….. “Un oscar valiente”, decía…..”Un oscar valiente”, repetía más fuerte y nervioso. Todos, en su ya desesperación por ser entendido, tratábamos de interpretarlo pero no se nos ocurría que quería decir…..Hasta que viene la moza a la cual asistía y nos dice, “Pasenme escarbadientes”…El mexicanote dice: “Éso, éso…..éso me pidieron!”……Claro “Oscar valiente = escarbadientes!!!!”….Que limadura dios miooo!!!!.

En otro restaurante un día cae el ya nombrado “Metal o Metalico”. Otro limado. El tipo cerca de los 40 años…..rockero total, pelilargo, bajito, hiper flaco. A veces trabajaba de pintor/ albañil y otras de ayudante de cocina. Lo más gracioso de él era su “código” para marcar su paso. En cocina cuando uno va por detrás de alguien se dice “Voy atrás”, cuando uno va por abajo se dice “Voy abajo” y así con cada movimiento para ir avisando nuestros movimientos y evitar accidentes….El tipo no utilizaba estos códigos, el tipo tocaba bocina. Si!, literalmente tocaba bocina…..Iba por detrás tuyo y se escuchaba: “Pip pip, pippp”…Iba por delante “Pip pip pippppppp”….Plena hecatombe en la cocina y el tipo con su bocina incorporada!, jejejeje. Muy graciosa su limadura….

Esta otra anécdota me pasó pero desde el otro lado…..Yo estaba sentada en una mesa de un bar con un amigo gastronómico. Escuchamos a la moza en otra mesa diciéndole al cliente el menú del día. Los dos paramos la oreja, (típico de gastronómico que quiere desenchufarse pero su genio es más fuerte). El principal ni me acuerdo que dijo pero la anécdota viene con el postre, (justo para mi). La chica le dice: “De postre hay profiteroles con helado”; el cliente pregunta: “¿Y que son profiteroles?”. Nosotros paramos la oreja aún más y con mirada cómplice esperamos la respuesta. La chica explica al cliente: “Es una masa liviana…..”. Yo veo que el cliente la mira con necesidad de una explicación un poco más amplia. La chica redunda: “Una masa liviana…muy liviana….con helado”. Jejejejej…nosotros nos reímos. (Profiterol: una masa, /"Pasta choux"/, de doble cocción. La primera al fuego, la segunda en el horno….Queda ahuecada por acción de la alta proporción de huevo en la preparación, el calor del horno y el vapor de los líquidos de la masa; se infla la masa digamos.) No estuvo mal la explicación de la chica pero nuestro genio fue más fuerte y cruel, jejeje.

Mejor ni contarles estos días de trabajo….los dejo con estas anécdotas y espero poder escribirles más seguido. Extraño mucho este espacio, besos y cariños a todos, P.

5 comentarios:

felipe dijo...

Viva Méjico!!!Pasame un Oscar valiente que se me enganchó una hilacha de bife entre dientes!!!!BUENÍSSSSIMOOO!!!
Pobre chabón , se mataba, le habrán quedado recuerdos de lo linda que es Argentina durmiendo en la cocina!!!JAJAAAJA....las pasantías....o explotantías????

Petit. dijo...

Jejejejejejeje....si, la verdad no sé que recuerdo se habrá llevado pobre méxico...Yo creo que habrá vuelto a su pais y será el día de hoy que se seguirá preguntando si lo soñó o fue real...jajaja. Pobre pibe...cuando le tocó en la cocina teníamos miedo de que se cortara o quemara fiero...Pobre, pobre....jejejej el muy pobre seguro ya se hizo el "viajecito"..jejjeje, besos, P.

Carlitos dijo...

¡Aguante la deformación profesional! Si te dijera la de cosas que me tuve que comer al dar vueltas por Musimundo! :)

Anónimo dijo...

Hola Petit cansada,pero satisfecha!!!!!
Me podría dar la dirección de algún restaurante donde se pùedan degustar unos ,RICOS PROFITEROLES RELLENOS CON MOUSSE DE CHOCOLATE O CREMA,pero que la masa sea bien livianita como la de las BOMBAS?????? ja ja ja
Besos

Petit. dijo...

Si, aguante la deformación profesional, jejeje....a veces es casi un padecimiento, jeje...cuando uno está con paciencia todo bien...pero hay veces que dan ganas de matar!!!!.

Anónimo, me parece que lo conozco, jejeje...masa livianita como la de las bombas????...mmmm...no conozco tal cosa....jejeje...la única bomba que conozco es la que va a tirar Pastelina en cualquier momento!!!!, jejejejje...besos!!!!, P.