martes, 24 de mayo de 2011

Pastelillo candente.

"Pastelillo candente" no es una novela pero ahora que lo pienso, podría serlo...!, en fin, la nota es otra.
Me estoy transformando. Estoy viviendo grandes cambios pero no se si les ha pasado que, cuando uno esta sumergido en una situación, es muy difícil ver la magnitud del todo. Entonces, estoy con mi vida profesional que avanza, retrocede y pega grandes saltos...En medio de estos "zarandeos", trato de mantener la calma porque se lo que puedo dar y no me apachucho... Y mientras Petit espera, las cosas van tomando un sabor interesante.

"¿Porqué tanto silencio?, ¿porqué tantos días sin novedades?", se preguntaran todos ustedes...Creo que ya no soy la Petit de antes...todos evolucionamos pero creo que mi cambio va de la mano de la evoluciòn de mi vida profesional. Estoy más arriba y, por el momento, todo esta más aburrido y todo está más complicado.
Les cuento que he tenido semanas de locura, de bronca, de mal humor, de furia, de cansancio y la verdad solo me salia escribir mierda mal escrita, por lo cual decidí dejar en las sombras mis escritos.
Y ahora aquí estoy, renovada, en esta ciudad que día a día es más caótica con gente más estresada. He sobrevivido al tren Sarmiento, a no saber que ocurriría con mi continuidad en el trabajo, a mis manos cansadas, a mi mente agotada, a mi gripe no gripe de casi un mes, a la oscuridad del sótano en el cual trabajo y al poco tiempo para mi vida personal.

El panorama actual de esta pastelera que día a día lucha para no colapsar es:
a-Estoy dictando clases de gastronomía en un instituto.
b-Estoy a cargo de la re estructuraciòn de la carta de tortas del sector "confiterìa" de mi actual trabajo.
Guauuuuuuuuuuuuuu....me estoy sintiendo grossa mis queridos lectores!!!!!!!!!!!, jejeje...Guauuuuuuuu....!!!.
En una especie de "Amelie" mi vida fue dando giros inesperados con algunas casualidades- causalidades...Vean ustedes:
-Dar clases: venía muy limada de todos estos años de esta profesión y en un intento de tener un año "sabático de pastelera" me presente para un aviso de "Secretaria" para un instituto de gastronomía. En la segunda entrevista, (ya con los dueños de dicho instituto), cuando ven mi cv se quedan extrañados...A las pocas palabras me ofrecen dictar clases. Ya hace dos semanas que dicto dos cursos. Uno de "Cocina para chicos", (tengo tres grupos), y otro de "Pastelería y panadería acelerado " para adultos. Estoy muy contenta y es una experiencia muy extraña que merece una nota aparte.
-A todo esto, en mi trabajo... el gerente no me daba permiso para entrar más tarde uno de los días que dicto clases, (además de que estoy casi sin franco ya que en mi franco concurro al otro curso). Sobrepasada por la carga horaria y por la negativa, ya había empezado a buscarme otra cosa cuando dicho gerente me pide que haga unas tartas para degustar. A los dos días me llama y me propone darme la tarea de la re estructuración de la carta de la confiteria y a cambio ceder con mis horarios.
Así que aquí estoy...empezando esta gran tarea...además de ser la primera mujer que pisa la cocina de este lugar voy a osar cambiar las tortas diseñadas por un gran pastelero que ahora está en la competencia de la casa para la cual trabajo. Creo que voy a hacer historia gente querida!. Hay que re estructurar unas 15 tortas y sumar 15 variedades más. Tengo unas cuantas dificultades en mi sector pero como ya me conocen: voy siempre hacia adelante!. Me falta mi mano derecha, (porque ya la tengo hace un tiempo), "Nahue", pero tiempo al tiempo...la verdad lo necesito para este gran cambio!.

-"Parte de mi crisis de profesión":
Pasaré por pequeños lugares, por grandes lugares, por patéticos y excéntricos lugares, por infinidad de lugares y una única cosa me preocupa: perder la pasión por lo que hago. Mi única lucha verdadera es por no caducar, es por no ser vencida por las condiciones del medio y de la profesión. Es que en el fondo somos artistas de las cocinas y me pone triste el solo hecho de pensar en perder el gusto por lo que hago o hacer las cosas sin gusto...

Y luego de esta reflexiòn...
Aquí los dejo con unas fotos del proceso de los panificados que estamos haciendo en el sector y de las tartas que hice el otro día, (es cámara de celular standart así que sepan disculpar, ya saben que lo mio no es la tecnología). Espero poder estar aquí mas seguido, (ya se que siempre digo lo mismo, jejeje...). Cariños a mis fieles lectores y a los nuevos que se vienen sumando, de esta pastelera "candente": ¡Pasteles voladores para todos!, P:)

4 comentarios:

mabel dijo...

Para mi ...la de frutilla!!!ajjaajajj

Sara dijo...

Aparte de que me encantaron tus tartas, aunque sean sacadas con celular, me gustaron muchas tus reflexiones de Pastellillo Candente, casi que te imaginé en cada una de tus etapas laborales.¡¡¡¡Suerte y no aflojes!!!!!!

Petit. dijo...

Mabel: para tu cumple la de frutilla no, serà otra y espero que te guste!.
Bienvenida Sara!. Si me pudiste imaginar entonces: misiòn cumplida!. Cariños, P.

Felipe dijo...

Hola, que linda nota....; te pinta de cuerpo y alma!!!!Vamos luchadora, siempre adelante!!!!